La Andaluza seduce al capital riesgo para afrontar su salto al exterior.

La enseña sevillana prevé facturar 15 millones de euros en 2008 y triplicar el número de establecimientos que conforman su red, hasta alcanzar los 50 locales. Muchos de ellos se ubicarán en Europa y Latinoamérica. 13/12/2007 – Expansión ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
El apetito del capital riesgo por la restauración va en aumento. Después de que Zena, MCH, Zena Monitor Capital o Corpfin hayan incluido en su menú a numerosas cadenas como Entretapas y Vinos, Pinocchio, Lizarrán y 100 Montaditos, las firmas de inversión han puesto ahora sus ojos sobre Bodega La Andaluza.Esta enseña sevillana especializada en tapas, está experimentando un importante crecimiento y prevé pasar de las 17 franquicias actuales – tienen además dos locales propios – a medio centenar en 2008, triplicando así su red.
Los tres socios de la cadena hostelera han rechazado varias ofertas, pero “nuestro elevado ritmo de crecimiento, especialmente en el mercado internacional, nos harán ceder en menos de tres años” reconoce Alfonso Fernández Rojas, director de Expansión de Bodega La Andaluza.Aunque el directivo prefiere no dar nombres, sí reconoce que entre los que han llamado a sus puertas se encuentran varias sociedades de capital riesgo, así como inversores privados.

Y es que la restauración –junto con los servicios- es el foco que más importancia ha cobrado ara los fondos en España, ya que se trata de un sector en crecimiento con una fuerte capacidad de generación de caja y beneficios, factor que es muy apreciado para pagar la deuda bancaria que estas sociedades toman para financiar la compra de acciones en compañías normalmente no cotizadas.

Bodega La Andaluza, que cuenta con 132 empleados facturó 6.2 millones en 2.006, cifra que elevará a 8,5 millones este año para dar el gran salto en 2.008 hasta los quince millones.
La enseña inició su actividad en 1987, aunque no optó por el sistema de franquicias hasta 2.03. “Somos tres socios desde que comenzamos y proveníamos de la hostelería y la franquicia, experiencia que resultó muy útil en los comienzos. Se trataba de franquiciar un concepto de negocio y de cocina tradicional que ya estaba funcionando como tal en Sevilla”
En cuanto a sus objetivos, hoy por hoy, “nuestra plaza principal es –además de Andalucía- Madrid, donde estamos teniendo una gran acogida y donde abriremos en breve nuevos restaurantes. Dentro de España, también queremos entrar o reforzar nuestra presencia en Cataluña, Levante y la cornisa Cantábrica, Baleares y Canarias”.

La firma cuenta, además, con una cocina central en Sevilla, en la que su departamento de I+D+i desarrolla nuevos platos para añadir a la oferta culinaria.

En el exterior, han recibido numerosas solicitudes de prácticamente todos los países de la Unión Europea, “aunque Francia y Reino Unido son los que están actualmente en nuestro punto de mira”, afirma.
Al otro lado del Atlántico, Latinoamérica será otra de las líneas de crecimiento de esta franquicia. De hecho, ya existe un acuerdo para establecer en Colombia una cocina central, desde la que se dará servicio al resto de países del continente.

Respecto a la relación de la matriz con el franquiciado, su director de Expansión asegura que “nosotros no montamos franquicias como se concibe habitualmente, so no que consideramos al franquiciado como un socio en todos los sentidos”, concluye.

Ver en PDF la noticia original en el diario Expansión